Minerales  blancos:  Cristal corriente, transparente  de alto peso   respecto de un lente orgánico. Tiene la característica de ser resistente a las rayas y es frágil, ya que puede  romperse  frente a golpes. Es recomendado para quienes desarrollan actividades como: mecánica y construcción.

 

Fotocromáticos: son lentes  que con a la luz del sol se activan y comienzan a oscurecerse, producto de la radiación ultravioleta emitida por el sol. Cuando se está al interior y no hay presencia de radiación, las lentes fotocromáticas se aclaran. Se recomienda para  actividades  combinadas de sol   e interiores. No se activan dentro de un vehículo.

 

 

High lite: Cristal de alto índice de refracción, logrando una reducción de los espesores  hasta en un 25% respecto de los cristales corrientes. Se recomienda para miopes altos y en lo posible solicitar con capa antirreflectante.
 
 

 

Orgánicos: lentes plásticas muy livianas (50% menos de peso comparado con el cristal mineral),  superficie frágil por lo cual se debe tener cuidado al limpiarlas. Se pueden teñir casi en cualquier color. Se recomienda para personas de tabique nasal delicado y para todo tipo de prescripción.   Como se pueden teñir,   es posible diseñar gafas ópticas para el sol.


Policarbonato: Material plástico de alta resistencia a los impactos, delgadas, tratamiento de endurecido en la superficie para disminuir  el riesgo de rayas. Se recomienda para todas las ametropías. Ideales para niños, y monturas al aire, además, es necesario que se incorpore tratamiento antirreflectante.